domingo, 6 de setiembre de 2009

La ciudad de los fotógrafos

El sábado pasado fuimos al Teatro La Comedia a ver La ciudad de los fotógrafos, un documental de Sebastián Moreno sobre los fotorreporteros chilenos que se plantaron contra la dictadura de Pinochet y retrataron su violencia, a riesgo de su integridad y hasta de su vida. Su tarea comenzó cuando los primeros de ellos formaron la Asociación de Fotógrafos Independientes (AFI), para encontrar seguridad en el número y para tener, al menos, una credencial institucional que pudiera justificar su presencia en las protestas callejeras que pedían justicia, democracia y la aparición de los detenidos y secuestrados por el gobierno.

En Chile desaparecieron (oficialmente) casi 1.200 personas. La dictadura chilena no fue menos brutal que la argentina, pero el dictador fue más perversamente inteligente, y su poder, aunque disminuido, nunca se apagó del todo, ni siquiera con su muerte. Los argentinos sabemos poco y nada de esto, como de toda la historia de nuestros países vecinos, y en vista de nuestras vivencias similares, eso resulta una vergüenza. La ciudad de los fotógrafos viene a remediar en una pequeña parte esa ignorancia, más inexcusable incluso para Marisa y yo, fotógrafos aficionados.


Pudimos ver este film gracias a que nos apuntamos a la programación del 16º Festival Latinoamericano de Video, una de las joyas de la corona cultural de Rosario. Es difícil acceder a estas producciones si uno no entra en ese circuito; quien presta atención y desvía alguna vez la mirada del casi incesante torrente de basura que emiten la televisión y el cine comercial, no obstante, no tiene excusa para no enterarse. ¡Vayan y vean!

1 comentario:

  1. soy chilena y estoy justamente buscando este documental porque me lo han recomendado mucho, mañana se cumple otro aniversario del golpe militar acá y por las casualidades de la vida empece a leer sobre la dictadura en argentina, así como tu dices poco se sabe de los paises vecinos y encuentro re bueno que te hayas interesado por la historia de acá, así como yo por la suya :).

    ResponderEliminar