jueves, 22 de enero de 2009

Prohibido estacionar

Por fin rigen las nuevas normas de estacionamiento en el centro, aunque todavía es de mentiritas porque por un tiempo no se van a cobrar multas, y por supuesto con esta falta de rigor nadie hace caso. Saben que están en infracción, se excusan con el inspector, se van y a los 5 minutos vuelven a estacionar mal. "En Argentina nos entra todo con sangre, apenas empecemos a hacer funcionar las grúas, esto se va a terminar", dijo un funcionario.

Quien me conoce sabe que favorezco las leyes draconianas (si no saben lo que es draconiano, usen el diccionario, ¡ignorantes!). Personalmente yo despenalizaría los rayones con llaves a los autos mal estacionados, implementaría un carnet con puntos que sólo tuviera dos puntos, y permitiría a los policías de tránsito utilizar rifles de asalto y clavos miguelito en su labor de control. También pondría un limitador automático de velocidad en los autos (si es ilegal ir a más de 120 km/h, ¿por qué fabricamos autos que pueden ir a 240 km/h?). Y en cuanto al estacionamiento y la circulación, básicamente haría peatonal todo el microcentro rosarino menos dos calles para el transporte público. Ah, nadie escucha mis ideas.

4 comentarios:

  1. [Mr. Burns]Excellent![/Mr. Burns]
    Might I suggest a public pillory for first time offenders?
    http://en.wikipedia.org/wiki/Pillory

    ResponderEliminar
  2. También tendría que permitirse arrojar adoquines contra el parabrisas.

    Otro tema son los tarados que dejan sonar la alarma de su auto 5 horas, para esos autos y dueños habría que tener un trato muy especial: Al auto compactarlo (idea tuya) y al dueño encerrarlo durante 5 horas en una habitación llena de alarmas sonando para que aprenda.

    Saludos. Beto.

    ResponderEliminar
  3. Posta Pablo que yo te doy el voto. Eso si, cuidado con las dagas en la espalda... ya sabés como es esto de tener ideas creativas.

    La de los adoquines es una genialidad. Aunque respecto a las alarmas quizás habría que compactar el aunto con el tipo adentro, y que se acostumbre a vivir ahí.

    ResponderEliminar