lunes, 25 de mayo de 2009

Vacaciones: San Ignacio Miní y las Minas de Wanda

Día dos de la narración de nuestro tour a las Cataratas del Iguazú, donde por fuerza hicimos dos paradas turísticas antes del destino final: las ruinas de San Ignacio Miní y las minas de piedras semipreciosas de Wanda. Vuelvo a mi libretita de notas:

07:10 Desayuno frente a la entrada de las ruinas. En el bus las viejas [las pasajeras sexa- y septua-genarias que estaban delante de nosotros] despertaron temprano. Una hablaba de un dispositivo para reemplazar a los bidets que usan en Brasil (norte) y de inodoros japoneses con tapas con botones. [El dispositivo, según vimos después, es básicamente una manguera de metal articulada con una boquilla y una palanca para expulsar un chorro. En el hotel había. Lo de los inodoros japoneses me hizo acordar al inodoro parlante con show de luces incluido que aparece en Los Simpsons ("El inodoro recomendó un lugar llamado Gringolandia").] Hablamos con Marisa de los inodoros europeos (de Suiza) donde se cambia el papel que cubre la tapa cada vez que uno aprieta el botón. [Marisa vio estos inodoros cuando estuvo en Ginebra hace años.]

[Un rato más tarde, frente a las ruinas.] Quiroga y Lugones fueron los "hincapieses" de la restauración de S. Ignacio. [Palabras textuales del guía de las ruinas, refiriéndose al impulso dado por Horacio Quiroga y Leopoldo Lugones a la restauración de las ruinas de la misión, que habían sido redescubiertas en medio del monte selvático. Supongo que quiso decir que ellos dieron el puntapié inicial a las obras.] El guía es insoportablemente aburrido, 10 [minutos] parados hablando de S. Ignacio etc. y [todavía] no pudimos entrar. [Apenas cruzar la puerta de entrada pero antes de entrar a la parte donde están las ruinas, tuvimos que escuchar un discurso de 10 a 15 minutos de parte de un guía que era como una máquina. Era mucha información pero estábamos medio dormidos y no tenía sentido dárnosla toda junta. Mucho menos diciendo cosas como "hincapieses".]

Nota: Tengo muchas fotos de San Ignacio Miní, que ya expondré a su tiempo. Por ahora sólo subiré algunas a manera de ilustración. Lo mismo vale para todo lo demás.

09:10 Ya estamos en el bus, nos arrearon al terminar la visita guiada. [Cuando yo fui a San Ignacio por mi cuenta hace dos años, estuve dos horas recorriéndolo por mi cuenta, uniéndome al grupo de una visita guiada cuando me convino y dedicándome a explorar solo cuando no. A nosotros nos dieron una hora, máximo, contando el discurso del guía.] Muchos chicos [guaraníes] pidiendo a las puertas del bus, ofrecen "regalos" y a cambio piden monedas. [Es deprimente, pero sobre todo indigna bastante que se ponga tanto cuidado en preservar un sitio como "patrimonio de la humanidad" y que no se haga nada por preservar a niños pequeños de la mendicidad.] Vimos la higuera corazón de piedra [famoso árbol cuyas raíces crecieron en torno a un pilar de piedra y ya casi lo rodearon completamente] y otra que se está comiendo una pared y un samu'ú (palo borracho).

DetalladoPobresArco

09:40 Por la RN 12, mucho verde y tierra roja al lado del camino. El guía nos explica la diferencia entre los guaraníes y los otros (por los chicos que pedían y vendían cosas). [Los guaraníes, según el guía, son fácilmente distinguibles por sus rasgos físicos y por su actitud más tímida y tranquila, quedándose a un lado para ofrecer sus artesanías, mientras que "los otros" (los pobres comunes, digamos) son más agresivos e insistentes en sus pedidos. No me consta que sea así. En todo caso los aborígenes menos adaptados a la vida de ciudad y a la afluencia de turistas serán más tímidos, pero no por su origen étnico.]

09:50 Jardín América. Hay muchos aserraderos. [Misiones vive sobre todo de la industria maderera y del cultivo de yerba mate y té. El monte misionero ha sido y sigue siendo devastado por las madereras.] Basalto al costado de la ruta. [El sustrato de Misiones es el Macizo de Brasilia, formado por roca basáltica. Los terraplenes al lado de la ruta son de basalto, al igual que el pavimento de muchas calles.] Casi no se nota el otoño (todo está verde). [El día estaba nublado y la temperatura era otoñal, cosa que cambió muy pronto luego.]

10:10 Capioví. 10:50 Montecarlo. 11:10 Eldorado. Monte denso ininterrumpido a los lados de la ruta. [En Misiones no hay las inmensas planicies con pasto y arbolitos a las que estamos acostumbrados en el centro de Argentina, sino una selva exuberante que se amontona sobre sí misma.]

Semipreciosas12:10 Minas de Wanda. [Pronúnciese /vanda/ — es un nombre polaco.] El guía [de la mina] mezcla piedras violetas con cuarzo y habla de auras, "cargarse de energía", chakras y todo lo que se le cruza — 5 [minutos] al pedo. "Hormiguillones" [por "hormigueos"]. Sigue la pseudociencia non-stop con mensaje anti-medicina. [Dudo que el guía de la Compañía Minera de Wanda creyera todas las tonterías que con tanta soltura proclamaba sobre las cualidades energéticas de las piedras, o que estuviera de acuerdo en que es mejor confiar en los poderes curativos del cuarzo que en las pastillas que dan los médicos, pero igual fue muy molesto. Ni siquiera intentaba que su perorata fuera coherente, era una burrada tras otra sin ilación.]

13:10 Parada para comer en Wanda. $30 + bebida en un tenedor libre. Siguen haciendo negocio con nosotros. [Las comidas obligadas en sitios designados por el paquete turístico fueron una parte importante de nuestros gastos. A esa altura queríamos comer un sandwich para engañar al estómago y seguir viaje lo más rápido posible, para llegar al hotel, darnos un buen baño, estirarnos y descansar en una cama cómoda; en cambio tuvimos que pagar y comernos una comida muy pesada.] […] En el bus 14:10, esperando partir.

[Las Minas de Wanda están incluidas en todos los paquetes a Cataratas que se venden desde el centro del país. Son una estafa, una trampa para los turistas. Si van a Misiones, no vayan a las Minas de Wanda. El único motivo para ser llevados allí es obligarlos a pagar para escuchar propaganda sobre los poderes mágicos de las piedritas y luego mostrarles un centro de artesanías para comprarlas. Pueden conseguirse las mismas cosas en cientos de lugares por todo el noreste de Argentina.]

El día continúa en la siguiente entrega, con nuestra llegada al hotel en Foz do Iguaçu.

2 comentarios:

  1. muy bueno para mi. Conclusion: debo alquilar un auto y ir por mi cuenta. No soporto esas charlas de guias aburridos. Me gusta mas ler antes y ir solo.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena la informacion que pones, la verdad que es una zona preciosa ocn muchisimo para ofrecer por su belleza natural, aparte de las cataratas, cuenta con ruinas y una hermosa porcion del amazonas, felicitaciones por el post y por el viaje a iguazu

    ResponderEliminar