jueves, 10 de julio de 2008

Relajá tu ADN

La humanidad sólo recientemente ha despertado a la triste realidad de que sus medios de comunicación de masas están manejados por oscuros intereses y que su contenido es producido por idiotas, pero aun así, a veces me sorprende la capacidad de distorsionar una noticia que muestran algunos "periodistas". Y si se trata de una noticia científica, ni hablar.

Así se llega a un titular como Los genes también se 'relajan', aparecido en el diario español El Mundo hace una semana. El artículo refleja los hallazgos de un estudio realizado por el Benson-Henry Institute for Mind/Body Medicine, es decir "Instituto Benson-Henry para la Medicina del Cuerpo y la Mente", o quizá mejor "Medicina Corporal/Mental". Este nombre ya fue suficiente para que se me pararan las antenitas de detección de pelotudez New Age.

Pero estoy recorriendo el camino en sentido inverso, porque en realidad no comencé por ahí. El titular realmente estúpido que llamó mi atención apareció en un sitio de noticias cristiano evangélico, Protestante Digital, que tomó el artículo de El Mundo como fuente (aunque sin molestarse en vincularlo). Y el título era... prepárense para esto... Un estudio señala que el estado del alma puede producir cambios genéticos. ¡El horror!

Los genes de un individuo no cambian. Excepto por un espantoso accidente, un cáncer o una terapia génica, es imposible.* Los genes con los que nacemos son los mismos con los que vamos a morir. El ADN forma el cuerpo, el cuerpo no puede cambiar su ADN. Esta certeza de no se puede "ir hacia atrás" es tan clara que se la ha dado en llamar el dogma central de la biología molecular.

* Corrijo la versión anterior de este párrafo en base a la prudente observación de DrGEN. Hay agentes químicos y físicos que pueden ocasionar mutaciones accidentales, muchas veces sin que nos demos cuenta.

El estudio en cuestión, por supuesto, no dice esta increíble idiotez sobre almas ni genes relajados ni nada parecido, sino que, por lo que pude entender, revela que la "respuesta de relajación" provocada por la meditación, el yoga, el tai chi, ciertas formas de oración, etc., puede influir en la expresión de los genes, es decir, regular sutilmente el proceso por el que las proteínas que regulan todo el funcionamiento del cuerpo son sintetizadas por los genes. Esta respuesta de relajación ya se conocía hace tiempo, y es de conocimiento público hoy en día que disminuir el estrés ayuda a combatir ciertas enfermedades, a bajar la presión sanguínea, etc. Este nuevo hallazgo daría una explicación posible, aunque hay que notar que la cantidad de personas estudiadas fue relativamente pequeña. En un sitio del gobierno estadounidense hay una explicación mejor, bajo el título Meditation, Yoga Might Switch Off Stress Genes.

Hay que tener cuidado con creerse lo que uno lee por ahí, por más que venga avalado por un instituto lleno de eminencias médicas, pero este caso parece ser bastante legítimo. El problema es que el "periodista", que realmente sabe muy poco de casi todo, trata de entender y no entiende, pero cree que entendió y mete la pata. Y después, Internet actúa como el circuito de un inmenso "juego del teléfono descompuesto" como el que jugábamos de chicos... salvo que no es gracioso.

3 comentarios:

  1. Pablo:
    No hace falta un "espantoso accidente" o la terapia génica para que los genes cambien. De hecho se producen cambios continuamente. La maquinaria de copia del ADN es bastante buena... pero deja lugar a errores de copias.
    Son estos errores, estos cambios, los que permiten y son base de la evolución.

    Hay muchos otros mecanismos de cambios de genes: mutaciones por mutágenos externos (radiaciones), mutágenos internos (drogas) o mutágenos biológicos (virus).

    De hecho, una prueba totalmente válida y simple lo constituye el cáncer: es una línea celular mutada.

    Saludos,
    Lisandro

    ResponderEliminar
  2. Perdón, eso es completamente cierto y me dejé llevar por la retórica. :) Lo de "espantoso" está demás.

    En todo caso tengo entendido que estas mutaciones sean significativas y visibles (sin un análisis de ADN) tienen que ser accidentes importantes en términos de cambios genéticos. No tan importantes como para hacer inviables las células, pero tampoco tan discretas como para ser "cubiertas" por las copias redundantes del mismo gen que podemos tener.

    Lo del cáncer no lo había pensado así. Si es verdad que el estrés puede alterar los mecanismos de las células, entonces también puede indirectamente ayudar a producir un cáncer.

    Nuevo titular: "La mala onda causa cáncer!!".

    ResponderEliminar
  3. Pablo -
    If bad thoughts could cause disease, shouldn't you be dead already? :-) Ah, but they must be counteracted by the readers of your Alerta Religión blog, who're praying for you!

    Next time you start feeling sick, tell your readers that they aren't praying hard enough! It's surely their fault if you get worse.

    ¡Salud!,
    John

    ResponderEliminar