viernes, 10 de octubre de 2008

Crisis financiera

El otro día le estaba tratando de explicar a Marisa el porqué de la crisis financiera mundial, y se me ocurrió lo siguiente. Comúnmente se dice que la economía, especialmente las bolsas y las acciones, son como una gran lotería. Bien, es así, pero es peor.

La economía mundial es como una lotería donde los premios no son dinero contante y sonante, sino otros billetes de lotería. Y peor todavía: el costo de los billetes y el premio que otorgan no son fijos, sino que se asignan y cambian según el voto popular, con la complicación añadida de que los que tienen billetes con mayor premio reciben el derecho a votar más veces, y no está prohibido votar por el billete de uno mismo. Ah, y la fecha y hora del sorteo tampoco están fijadas de antemano. Y el reparto de premios puede posponerse o adelantarse según reglas que nadie conoce. Y el valor de la moneda en que se pagan los premios puede variar súbitamente según cómo le vaya a la lotería, o el clima.

Esta lotería, además, no cumple con las leyes básicas de la probabilidad, ni con la lógica, al menos a corto plazo (el concepto de largo plazo es considerado herejía).

Y la producción de petróleo y gas y de computadoras y celulares, y las comunicaciones globales, y el comercio internacional de alimentos y semillas, y todo lo demás que mantiene el mundo andando, dependen de que todos los jugadores de la lotería ganen premios de un valor aproximadamente constante, con continuidad, a intervalos más o menos fijos, y que nadie decida de pronto dejar de comprar billetes de lotería y dedicarse a otra cosa más atada a la realidad, porque en ese caso todo se vendría abajo.

Y por eso estamos como estamos, pequeño saltamontes.

4 comentarios:

  1. Digamos que no entiendo mucho de economía, lo mío es sencillo: "si gano más de lo que gasto está todo bien" ;-)
    Así como hay mucha gente perdiendo todo debe haber algunos pocos que se benefician con esto.
    Y estos grandes genios hacen así: las acciones bajan un cacho, rajan a 5.000 personas y luego el CEO o lo que sea recibe un bono de 40 millones ¿?

    Muy buena la explicación Pablo.
    Saludos, tengo algunas acciones de Eron todavía...

    ResponderEliminar
  2. El tema no es porqué, sino cuando, nosotros no lo notamos porque los ciclos económicos más grandes duran más o menos lo que una vida humana. Hasta ahora vienen siendo inexorables a lo largo de la historia de los últimos siglos.

    Acumulación tendencia distribución en mercado alsista distribución pánico y desánimo en mercado bajista en la fase de distribución los grandes inversores tomaron ganancia pero el pequeño queda liquidado al seguir esperando que el mercado suba.

    Buscar en Google , ´´ondas de Elliott¨ ¨ciclo de Dow¨ y ¨ciclos de Kondratieff¨ sobre todo este último que es el menos conocido y el más pesimista por las formas que predice que se sale del fondo de los ciclos de 60 años. En fin, es solo otra opinión.

    Saludos.

    Muy interesante:
    http://video.google.com/videoplay?docid=-5645724531418649230&hl=es

    ResponderEliminar
  3. No es una explicacion logica. Tendrias que hablar de los Nijas (personas con poca solvencia, sin trabajos fijos) que compraban casas en USA con grandes prestamos y hablar del mercado de las propiedades para despues pasar al ambito financiero y de las bolsas. Todo esto ocurrio despues de la burbuja de internet; lo que no se es si esta burbuja del 2001 fue la que desencadeno todo esto. Habria que investigarlo

    ResponderEliminar
  4. Estimado Anónimo: Las causas del problema son muy complejos pero el post era en broma. Sospecho que la explicación loca que he dado no es mucho mejor que las ideas que tiene la gente de Wall Street sobre el tema. La mayor parte de la economía mundial es inexistente; por eso todos hablan de que la crisis ahora llegó a "la economía real". La parte de la economía donde ellos creían estar viviendo su fiesta interminable es la otra... por lógica, una economía irreal, con supuestos absurdos, tan absurdos como lo que escribí arriba.

    ResponderEliminar